Valoración de Empresas

Portadas web-10

¿Desea vender su empresa y no sabe cuánto pedir por ella? O por el contrario, ¿Busca adquirir una empresa con buen historial y desea saber cuánto debería pagar por ella? La Valoración de Empresas es el servicio por el cual usted puede conocer, con una alta fiabilidad, el valor que usted podría recibir por vender su empresa o el valor que usted debería pagar para adquirir un negocio en marcha.

Como servicio financiero, la Valoración de Empresas casi siempre se utiliza con un fin específico: el de encontrar un rango razonable de valores dentro del cual se puede establecer un precio de intercambio de los activos o del patrimonio del negocio valorado. Sin embargo, recuerde siempre que vender una empresa no es simplemente una ‘venta de garage’ de los activos fijos del negocio. Toda empresa es el resultado de la unión de inputs más procesos desarrollados por un capital humano que aprovecha las inversiones del negocio, las cuales están financiadas por recursos propios o ajenos. Una Valoración de Empresas no valora cada activo de forma individual como si fuera un peritaje, es un proceso que valora la empresa como un todos, como si se tratase de un ser vivo.

Para realizar una correcta Valoración de Empresas, se realizan varias actividades que pueden resumirse en los tres siguientes pasos:

Diagnóstico Financiero: Antes de valorar una empresa, se debe conocer su situación financiera actual para así aprovechar las fortalezas financieras y corregir cualquier debilidad que se encuentre. Este proceso asegura que la empresa en el futuro pueda crear la mayor cantidad de valor posible para sus accionistas pues, tal como sucede con las personas, una empresa sana rendirá mucho más que una empresa enferma.

Elaboración de Proyecciones: Una vez determinados los escenarios de la situación financiera óptima de la empresa, se realiza proyecciones de resultados, costos de producción, saldos de balance y flujos de efectivo, con la finalidad de encontrar aquellos elementos disparadores de beneficios económicos futuros y explotarlos a su mayor capacidad posible.

Evaluación de factores especiales: Para una adecuada valoración de empresa, se debe determinar aspectos como: la capacidad del negocio como empresa en marcha, lo cual hará que se estime una perpetuidad, o por el contrario si la empresa o el tipo de negocio tiene una vida limitada, se calculará un valor de liquidación. Además, es necesario calcular el costo de capital de la empresa el cual refleja la rentabilidad mínima exigida a la empresa en función a los riesgos adquiridos por los inversionistas.

Determinación del mejor método de valoración: Todos los métodos de valoración utilizados pueden agruparse en dos grandes grupos: los métodos de descuento de flujos de caja y los métodos de creación de valor. Todos estos métodos, que en total son 20, obtienen exactamente el mismo valor de la empresa si se utiliza para cada uno las mismas variables independientes. Algunos de los métodos disponibles para utilizar son:

  • Método del Free Cash Flow (FCF)
  • Método del Capital Cash Flow (CCF)
  • Método del Equity Cash Flow (ECF)
  • Método del Adjusted Present Value (APV)
  • Método del Economic Value Added (EVA)
  • Método del Residual Income (RIM)
  • Método del Cash Value Added (CVA)
  • Método del Net Value Added (NVA)
  • Método del Investment Recovery and Vaue Added (IRVA)

La Valoración de Empresas también puede utilizarse para otros fines, tales como conocer si la empresa está creando o destruyendo valor, para realizar pruebas de deterioro periódicas para aplicación de las NIIF (NIC 36), para establecer métodos de remuneración variables a altos funcionarios acorde al cumplimiento de metas, entre otras aplicaciones.

 

 

Anuncios